martes, 19 de febrero de 2013

PASTEL DE CHOCOLATE Y NARANJA


 


Os presento un pastel de 3 pisos con un bizcocho aromatizado de naranja y una ganache de chocolate negro, dos sabores que producen un contraste espectacular y muy especial. El doble relleno es de chocolate para el primer piso y mermelada de naranja amarga para el segundo. Es la única mermelada de naranja que he podido encontrar en el mercado, aunque supongo que existirán otras más dulces. El sabor es muy pronunciado y es posible que haya gente que lo encuentre demasiado fuerte. Si no os queréis arriesgar, podéis prescindir y rellenar las dos capas de chocolate. Eso sí, os recomiendo fervientemente que probéis la mezcla.

El bizcocho es un clásico Victoria Sponge Cake (vamos, un bizcocho de mantequilla de toda la vida), mojado en almíbar de naranja y bañado de chocolate negro. Queda precioso, ¿no os parece? Y os puedo decir que no es para nada complicado.

Una segunda capa de ganache para el exterior hará que la presentación sea más brillante y más lisa. En este caso, no he querido abusar del chocolate y he preferido hacer una sola. Así, con el sobrante, he podido practicar manga pastelera…


Ingredientes para una tarta de chocolate y naranja (molde de 18 cm de diámetro)

Para el bizcocho:
200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
200 gr de azúcar blanco
Una pizca de sal
La ralladura de 2 naranjas medianas
4 huevos
200 gr de harina de trigo
15 gr de levadura en polvo (un sobre)

Para el almíbar de naranja:
100 ml de zumo de naranja
100 gr de azúcar

Para la ganache de chocolate negro:
250 ml de nata entera para montar
300 gr de chocolate negro al 72% de cacao, bien troceado o en pepitas
1 cucharadita de glucosa o de miel

Para el relleno de la segunda capa:
Mermelada de naranja amarga


El día anterior al que queramos comer el pastel, preparamos el bizcocho. Como no tengo dos moldes iguales, horneo un único bizcocho de 18 cm i, cuando está frío, lo corto en 3 capas.
Calentamos el horno a 175ºC.
Tamizamos la harina y la levadura en un bol. La reservamos para más tarde.
Batimos la mantequilla con el azúcar, la sal y la ralladura hasta que parezca una crema. Añadimos los huevos ya batidos y a poco a poco, sin dejar de batir. Y después, incorporamos la harina en tres tandas, mezclando con una cuchara de madera o una espátula.
Ya tenemos la masa lista. La dividimos en los 3 moldes o lo vertemos en el único molde que vayamos a utilizar.
Se hornea a 170-175ºC durante 45 minutos aproximadamente (en el caso de un único molde) o 15 minutos cada uno (en el caso de 3 iguales).

Mientras, podemos preparar el almíbar. Calentamos el zumo y el azúcar en un cazo hasta que hierva. Lo cocemos hasta que todo el azúcar se haya disuelto. Retiramos del fuego y lo reservamos. Si nos sobrase almíbar, siempre lo podemos guardar un par de días en la nevera.

Cuando se acabe de hornear el bizcocho, lo bañamos con parte del almíbar. Lo dejamos entibiar en el molde 10 minutos, y después lo desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe completamente (lo bañaremos con más almíbar si lo creemos necesario). A la hora de dejarlo en la rejilla, le daremos la vuelta. O sea, la parte superior mientras se horneaba será la inferior mientras se enfría y también cuando se monte el pastel.

Una vez bien frío, lo envolvemos en papel film hasta el día siguiente.


Para montar el pastel, haremos 3 capas de bizcocho rellenas en el siguiente orden de abajo a arriba: bizcocho + ganache + bizcocho + mermelada + bizcocho.

Para la ganache, calentamos la nata con la miel o la glucosa a fuego lento. Cuando parezca que empieza a hervir, lo vertemos en tres tandas sobre el chocolate. Deberá estar bien liso. Si no es así, lo podemos calentar en el microondas un poco hasta conseguir que todo esté homogéneo.
Antes de que empiece a enfriarse, pondremos un par o tres de cucharadas para la primera capa. Dejaremos que la ganache se enfríe un poco antes de bañar el pastel, debe estar un poco líquida pero no demasiado. Mientras, nos da tiempo para hacer una segunda capa de mermelada. La podremos repartir mejor si la calentamos un poco al microondas, no necesitaremos más de 2 o 3 cucharadas.

Para bañar el pastel, lo colocamos en una rejilla, con un plato o una bandeja en la parte inferior, donde recogeremos el sobrante. Se hace de golpe, sin miedo, volcando toda (¡toda!) la ganache en el centro del pastel (solo reservaremos un poquito para decorar si queremos). Con el movimiento de la rejilla, que la sacudiremos poco a poco y una espátula (solo para parte superior) conseguiremos que nos quedé una capa homogénea. Ara sólo quedará enfriarla en la nevera antes de decorar (una o dos horas).

Y después, ¡a comérsela!


7 comentarios:

Claudia dijo...

Ese corte perfecto y el ganaché también.bs

Geles dijo...

Una tarta fantástica, super atractiva, me encanta que quede la cobertura con ese brillo. Hice hace un mes mermelada de naranja y se ha quedado con un toque amargo delicioso, me va a venir de perlas. Besos

Michi Carrique dijo...

Mmmm!! Menos mal que has puesto la foto del corte, qué rica. Muy chula la decoración. Saludos

Gema (El hilo de Penélope) dijo...

Menuda tentación!! me lo pido para este fin de semana tan fresquito. Con una taza de buen te debe estar de escándalo.

doris dijo...

Desde luego que el aspecto que tiene es de lo más rico y se ven una fotos muy logradas.Te sigo desde hoy para no perderme nada.Besos
http://doris-miscosillas.blogspot.com.es/

Valeria dijo...

La combinacion de chocolate y naranja es muy buena!!! y yo no lo supe hasta la semana pasada que medio de casualidad probe le gusto de helado de choco y naranja en Grido en Rosario y me fascino!
asi que buenisimo haber encontrado que exista una torta con ese saborr que me volvio loca
gracia!!
pd: se puede freezar la torta?

Anónimo dijo...

I'd like to find out more? I'd liκе tο find out sοme additional information.



Feel freе tο vіsit my blog рost: desarrollo web

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...