viernes, 15 de marzo de 2013

ROSQUILLAS DE ANÍS DE SEMANA SANTA



Se acerca semana santa y es hora de postres nada ligeros: fritos, torrijas, arroz con leche e incluso natillas. Todavía queda tiempo para ponerse el bikini, así que aprovecharemos la excusa y… por que no decirlo: ¡adoro la repostería tradicional!

Además de que estas rosquillas de la abuela son fáciles de hacer , es un postre que podemos llevar a cualquier sitio en una cajita y no se desmontan por el camino. Vale, vale… no os intentaré convencer más pero… ¡probadlas vosotros mismos!


Con esta receta participo en el concurso “Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados”, promovido por el blog Cocido de sopa. Lo he descubierto recientemente y me ha encantado ¡Muchas felicidades!



Ingredientes para las rosquillas de anís fritas:

  • 3 huevos
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • 80 ml de leche entera de vaca o de soja
  • 100 gr de azúcar blanco
  • Ralladura de la piel de un limón
  • 20 ml de licor de anís
  • 15 gr de levadura
  • 350-400 gr de harina de trigo


Para rebozar después de fritos:
  • Azúcar blanco
  • Canela en polvo



Separamos las yemas de las claras y montamos estas últimas en un bol grande (donde haremos la masa más adelante).
Batimos las yemas con la leche, el azúcar, el licor y la ralladura de limón hasta que estén bien integrados. Lo agregamos a las claras montadas poco a poco. Es mejor hacer la masa a mano porque cogerá menos harina y las rosquillas estarán más tiernas.
Tamizamos la harina con la levadura y la añadimos a la masa alternándola con el aceite. Agregamos la cantidad justa de harina para formar una masa que nos permita extenderla y cortar las formas. Dependiendo del tipo de harina podrá ser de 350 a 400 gr. Si agregamos más nos quedaría una rosquilla más espesa y contundente. Pensad también que, con el reposo de la masa mientras preparamos el aceite de freír y las formas, se nos irá espesando.



Yo las he formado con dos cortados circulares de galletas, una grande para el rosco y uno más pequeño para el agujero central. También podéis hacer formas de churro y unir las puntas. Cada cual escoja la que le sea más fácil (yo soy un poco torpe haciendo churros así que tiro de moldes).


Ponemos a calentar una sartén con suficiente aceite para freír y, mientras, preparamos todo lo que necesitaremos:
-          un plato o bandeja con papel absorbente donde pondremos a escurrir los roscos una vez fritos
-          otro plato hondo con azúcar y canela donde rebozar las rosquillas aún calientes
-          una bandeja o bol para guardar los roscos y dejarlos enfriar, también con papel absorbente

Es importante no poner el aceite ni muy fuerte (nos quedarían crudos por dentro y quemados por fuera) ni muy flojo (las rosquillas quedarían aceitosas). Un truco sencillo para saber cuándo el aceite está preparado para poner el primer rosco es el de la peladura de limón. ¿Lo conocéis? Echamos en la sartén un trozo de peladura de unos 5 cm de largada des del mismo momento que ponemos el aceite a calentar. Cuando la peladura esté dorada será el momento de sacarla y poner nuestra primera rosquilla. 


Estas rosquillas son buenísimas pero es importante consumirlas casi el mismo día que se hacen porque se endurecen enseguida. Si nos apetece, podemos cambiar la ralladura de limón por naranja o bien añadir una cucharada de anís verde a la masa. ¿Conocéis algún otro sabor de rosquilla tradicional?



Y para los que todavía no lo habéis hecho, os recuerdo que podéis participar en el sorteo de MuffinGalaxy hasta el 27 de marzo, en este enlace encontrareis toda la información. También podéis acceder en cualquier momento des del logo situado en el lateral derecho del blog. ¡Suerte para tod@s!



7 comentarios:

Michi Carrique dijo...

Qué guay, cómo huele ya a semana santa. Voy a hacer de todo: roscos fritos, torrijas, roscos de horno, buñuelos, todo! Me viene bien esta recetilla, estoy buscando. Saludos!

Yolanda dijo...

Ya van llegando recetas de los dulces que nos acompañarán en la Semana Santa, que la tenemos aquí mismo. La receta de las rosquillas es de las que forman parte de mi lista de recetas pendientes desde hace ... ¡uff! He perdido la cuenta. Pero me encantan.

Ahora te recuerdo que el 18 de marzo podrás ver el listado que publicaré con todas las recetas participantes en el concurso, que no son pocas, y para que así puedas elegir a tus tres recetas favoritas y entregarles los votos que para ti se merecen.

Muchas gracias por participar. ¡Suerte!

Geles dijo...

No sé qué otros sabores utilizará la gente, para mí los preferidos son anís, el limón y el azahar. Esos roscos se van a mi recetario.Besos

Al Calor del Horno dijo...

Mucha suerte Montse!!

Desde luego que ricas son un ratazo.

Besos.

Elena dijo...

Me ha encantado tu propuesta para el concurso de Yolanda... me he emocionado porque me ha recordado a la infancia...los veranos con la familia y estas rosquillas (bueno estas mismas no, porque en parte no nos conocemos y en parte porque las hacia mi yaya, pero bueno nos hemos entendido jejeje)

Por este motivo y porque pienso que es una receta estupenda te he dado uno de los tres votos.
Mucha suerte a ti también y gracias por haberme hecho recordar tan buenos momentos con tan solo una imagen.
Bssssss

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Estas rosquillas son mi perdición.
Un beso.

SweetGaby dijo...

Abosultamente encantada de conocerte! Vengo del concurso y me estoy dando un paseo por algunos de los blogs participantes. Me quedo a hacerte compañía. Buna suerte en el concurso. Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...