martes, 13 de agosto de 2013

TARTA DE CREMA Y CIRUELAS




Esta tarta es perfecta para el verano. Se trata de una base de crujiente brioche rellena con crema pastelera casera aromatizada con vainilla y aprovechando la fruta de temporada. Se debe comer bien fresca de la nevera, que es como está más buena. Vigilad a la hora de escoger las ciruelas, pues como la tarta se hace con la piel, deben estar bien maduras para que no dejen un sabor ácido en la crema.


Por cierto, la receta original es del libro que me gusta tanto Cocina completa de Le Cordon Bleu.

Ingredientes para la tarta de ciruelas



Para la base:
2 cucharaditas de leche
20 gr de levadura fresca
165 gr de harina de trigo de fuerza
3 cucharaditas de azúcar blanco
Media cucharadita de sal
2 huevos
60 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

Para el relleno:
500 ml de leche entera de vaca
Extracto de vainilla o media vaina de vainilla
5 yemas de huevo
125 gr de azúcar blanco
2 cucharadas de harina de trigo
2 cucharadas de harina de maiz

Para la decoración:
Un puñado de ciruelas maduras de la variedad que más nos guste
Mermelada de albaricoque o melocotón


Preparamos la base de brioche para la tarta. Disolvemos la levadura en un vaso con la leche y una cucharada de harina. Dejamos reposar hasta que le salgan burbujas y empiece a crecer.
Mientras, preparamos la masa. Tamizamos en un bol grande la harina y le agregamos la sal y el azúcar. Añadimos los huevos y la mezcla de levadura. Amasamos hasta obtener una masa lisa y pegajosa, unos 20 minutos a mano y menos con un robot.

La cubrimos con papel film y la dejamos leudar unas 2 horas o 2 horas y media, hasta que haya aumentado el doble de volumen.
Pasado este tiempo, volvemos a amasar muy poquito para que baje y la dejamos reposar 5 minutos. La mezclaremos con la mantequilla hasta que esté suave y refrigeramos la masa para poderla trabajar más tarde.

Preparamos el molde donde vamos a hornear la tarta pintándolo con mantequilla y harina. El mejor tamaño será el de 20 a 22 cm de diámetro, con una altura de 4-5 cm. Lo forramos en la base y los laterales con la masa de brioche. La refrigeramos una hora mientras preparamos la crema y calentamos el horno a 170ºC.


Ponemos a hervir la leche con la vainilla al fuego. Mientras, batimos las yemas con el azúcar y las harinas. Echamos la leche hirviendo poco a poco y removiendo muy bien. ¡Acordaos de sacar la vaina de vainilla! Volvemos a volcar la crema en el cazo y la ponemos a fuego muy lento, removiendo constantemente hasta que espese (aquí tenéis un foto tutorial para hacer crema pastelera que os puede ser muy útil).

La vertemos sobre el brioche y la decoramos con las ciruelas. Para la fruta, sólo hay que lavarla bien, partirla por la mitad y sacar el hueso. Colocaremos las mitades con la parte cortada hacia abajo en la crema e irán soltando su aroma durante la cocción.


Lo horneamos de 30 a 40 minutos a 165ºC, hasta que veamos que el brioche se dora. Una vez fuera del horno y, aún caliente, lo pincelamos bien con la mermelada caliente.
Enfriaremos la tarta sobre una rejilla y después la dejaremos en la nevera un buen rato antes de consumir. ¡Pensad que la crema debe estar bien fría!

 Y sobretodo, disfrutadla en compañía. Besos y feliz verano a tod@s.

4 comentarios:

Ana Galán Campanario dijo...

Tiene una pinta estupenda, te ha quedado muy bonita y seguro que riquísima =)
Un beso

Jessica Domínguez Villalba dijo...

Que pinta le daba un mordisco ahora mismo!

Claudia dijo...

Que rica tiene que estar con el contraste de sabores.
Bs

Lila GA dijo...

Hola amore!!
Tan maravillosa como todas tus recetas.
Me a encnatao
Un besazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...